Convocatoria de artículos

Palabras clave: Ciudad, Espacio Público, Exterioridad, Cuidados, Renaturalización, Participación Ciudadana,  Áreas de oportunidad

La oportunidad del afuera

El hombre es un animal de regreso” (Octavio Paz)

Cuando a cielo descubierto, Jaume Plensa cuenta al fin con la posibilidad de instalar una pieza escultórica en el corazón de Madrid, lo hace en forma de cabeza infantil de gran altura, color blanco y de nombre Julia: “Creo que era fundamental introducir la ternura en el espacio público” (1). La expresión de la escultura destila quietud y armonía desde su condición femenina, ligera y efímera, una nueva monumentalidad que tal vez introduce una legítima aspiración colectiva: la reorganización de las actuales condiciones de la exterioridad.

La exterioridad, entendida como algo duro y hostil, avanza hoy desde los atascos hasta el cambio climático, desde la precariedad laboral hasta el aumento global de la desigualdad, desde la mercantilización de las ciudades marca hasta los novedosos y creativos instrumentos de control activados desde nuestros dispositivos móviles: “Si hay un ‘lugar’ donde la crisis de la exterioridad se vive con máxima crudeza, un sitio predilecto para sufrir la sensación de encierro físico y mental que caracteriza nuestro presente, ese sitio es la megalópolis moderna” (2). Parece sin duda necesaria -hoy más que nunca- una reflexión íntima y profunda sobre el afuera, más aún cuando la exterioridad ha sido declarada muerta desde ámbitos tan dispares como la sociología, la ecología, la poesía o la filosofía moderna. En palabras de Marina Garcés: “habitamos un tiempo póstumo” (3).

Se propone en el presente número de la revista HipoTesis, un ejercicio de especulación sobre las múltiples posibilidades de reformular el habitar contemporáneo desde la exterioridad, desde los márgenes del afuera (4), un territorio de excepción que Ignasi de Solá-Morales definió como terrain vague: un lugar de la ciudad, externo, extraño, “fuera de los circuitos, de las estructuras productivas  […] un vacío como ausencia, pero también como promesa, como encuentro, como espacio de lo posible, como expectación” (5). La exterioridad, entendida así en sentido figurado, es una reserva poética, una vivencia de frontera, “un terreno de relación, juego y experimentación de lo maravilloso” (6). En un sentido más literal, el afuera se presenta como un área de oportunidad para los cuidados, la ciudad como casa y aún más allá, la naturaleza como ciudad: un futuro primitivo cuidadosamente des-jerarquizado, una matriz para la construcción de ulteriores paisajes democráticos desde su variable cultural, ecológica y social.

¿Necesita la ciudad integrar los tabúes proscritos de nuestra época: la inactividad, la improductividad, el desorden, la informalidad, la carnalidad, el vacío, el paso del tiempo, la obsolescencia…los outsiders? ¿Qué nuevas ideas de riqueza se pueden generar, frente al escenario de escasez energética y material creciente en el que estamos sumergidos? ¿Qué fisuras presenta el sistema que permitan construir una ciudad más igualitaria, equitativa y justa? ¿Es la movilización y participación colectiva una esperanza? ¿Es posible aún en la ciudad actual recuperar y recomponer unos sentidos atrofiados por la privación de estímulos no artificiales? ¿Son los cuidados una variable urbana? ¿Puede la calle ser una herramienta para la hospitalidad? ¿Puede la ciudad constituir un ámbito doméstico? ¿Constituye la naturaleza antropizada un interior vivible, continuo y desestructurado? ¿Puede la arquitectura organizar una exterioridad consecutiva? ¿Son el silencio, la quietud y la oscuridad nuestros nuevos hedonismos? ¿Serán las infraestructuras nuestro último refugio? ¿Será la naturaleza capaz de arrebatarnos las ciudades? ¿Qué oportunidades nos depara el afuera?

Notas

(1) Jaume Plensa, La Vanguardia, 20 de diciembre de 2018.

(2) VVAA, Crisis de la exterioridad. Crítica del Encierro Industrial y Elogio de las Afueras, Madrid, Enclave, 2012, pág. 7.

(3) Marina Garcés, Nueva Ilustración radical, Barcelona, Anagrama, 2017.

(4) Afuera. 1. adv. Fuera del sitio en que se está. Vengo de afuera. Acompáñame afuera. 2. adv. En lugar público o en la parte exterior. 3. f. pl. Alrededores de una población. 4. f. pl. Mil. Terreno despejado alrededor de una plaza, para que el enemigo no pueda acercarse sin sufrir el fuego directo de la artillería. 5. interj. U. para hacer que una o varias personas dejen libre el paso o se retiren de algún lugar o cargo.

(5) Ignasi de Solá-Morales. “Terrain Vague”. En Territorios. Barcelona: Gustavo Gili, 2002.

(6) VVAA, Crisis de la exterioridad. Crítica del Encierro Industrial y Elogio de las Afueras, Madrid, Enclave, 2012, pág. 8.